lunes, 29 de diciembre de 2008

Por mi vida:



Por mi vida:
Por mi vida,
una vida vivida en sufrimiento,
desde que deje la niñez,
unas veces por enfermedad,
otras por el dolor causado por otros,
siempre viviendo en sufrimiento...
¡¡ pero ojo !!
yo quiero seguir sufriendo,
por que los pequeños momentos de placer,
me recompensan,
el sufrimiento que me toca vivir,
quizás es la forma de vida que nos toca,
y no nos damos cuenta,
que nacimos para eso,
y que la vida se compone,
de esas grandes o pequeñas cosas,
no hay existencia sin dolor,
y si pequeñas cosas,
que nos hacen sentirnos vivos,
por los besos de la esposa,
por las risas de los hijos,
por el llanto de los nietos recién nacidos ,
por la cerveza con los amigos,
por las comidas en familia,
por todos los momentos
a los que no renuncio,
eso me compensa,
el querer seguir sufriendo,
pues cuando muera...
ya nadie me hará feliz,
con esas pequeñeces,
que son el vivir.


F. Rubio

sábado, 20 de diciembre de 2008

Otra despedida amarga:



Otra despedida amarga:

Se marcha mi vida en tus caricias
cuando despierta la madrugada
y abandonas lentamente mi alcoba.

Me dejas la huella de tus besos,
meciéndose en el trapecio de mí sueño
y sin poder callarlo…
Se escapa otro quejido,
se escapa otro lamento…
Otra despedida amarga,
esperando la siguiente madrugada.

Siento como la marea se aleja…
abandonando la playa,
me deja despojado de tus manos,
y en el desolado desierto…
De las vacías sabanas,
donde anida el ave de la mañana
desterrándome de tu cuerpo,
Con sus blancas alas.

La luz me ciega el alma
escondiéndome tus ojos
para que no pueda taparme…
Con el velo de tu mirada,
me va dejando que se pierda la memoria
olvidando los latidos que se alejan…
Con tus caricias y mi vida,
llevándose,
el calor del roce de tu pelo.

Quedo esperando el renacer de otra noche…
Otra madrugada,
escondido bajo el sauce de sus caricias
Tapado con su mirada.

F. Rubio (c)

viernes, 5 de diciembre de 2008

Son mis hermanos:




¿Cómo callarlos?

Gritos de angustia

afloran en el interior

del pozo de mi respiración.

¿Cómo callarlos?

Si escuchando el noticiero

me desgarra la piel del sentido,

sentido que deforma el semblante

de los amargos trances ajenos.

Ajenos a mí...

pero cercanos a mi dolor,

cercanos a mis lágrimas

y a la vez cercanos

a mi pena.

¿Cómo callarlos?

Si oyendo sus plegarias

las hermano con las mías

semejando penas gemelas

con nacimientos unidos

en partos desahuciados

de justicia y comprensión.

¿Cómo callarlos?

Si nos une el amargo gen

de la pobreza compartida

en lazos cruzados de penurias

de los nacidos sin herencias lujosas

ni sangres azules.

Peleamos por la vida

en la empuñadura de la pala

que quiere enterrarnos

en el olvido de nuestra existencia

para no recordar

que también somos humanos.

Quizás no tengamos herencias!!

pero si derecho a la vida.

¿Cómo callarlos?

Si los que demandan

derecho a la libertad de vivir.

Son mis hermanos de lecho.

Son mis hermanos de hambre.

Son mis hermanos de lucha.

F. Rubio©

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Crepúsculos de mis sueños:


Crepúsculos de mis sueños:

Son atardeceres en mis ojos
los poemas de las sombras
y colorean mis pupilas
los crepúsculos de mi aldea.

El sol queriendo apartarlas
abraza nubes rosadas
para ver las casas de barro
con sus camas de tejas de arcilla.

La arboleda le susurra una nana
y la tarde arropa a la luna,
Que se ha quedado dormida
en el zurrón de la cima.

Luces al fondo del valle
cubiertas de algodonada niebla
perfilan el lejano horizonte,
lugar de los poetas labriegos
que aran surcos de versos.

Pastores con harapos de rimas
cuidando rebaños de estrellas,
que pacen en los prados del alma
y beben agua clara,
en arroyos de lagrimas.

Agua que el cielo derrama
sobre el manto florecido
en el campo de los sueños
donde recita mi pluma.



F. Rubio

domingo, 30 de noviembre de 2008


Sonrisa helada:

¡Esta nevando!
Paseo la mirada por el blanco impoluto
Que cubre la nieve,
Ocultando los grises rostros apagados
de los olvidados sin hogar,
Que caen en la hondonada de la muerte sonriente
helando sus cuerpos postrados
en refugios de plásticos sin transparencias,
Arropados con diarios caducados
que comentan las estadísticas de sus vidas.
¡Sigue nevando!
Y veo los cuerpos amontonados
en las escaleras desgastadas del metro,
intentando calentarse,
Con ese aire calido de inmundicias e hipocresía,
Que inhalamos expirando desprecio hacia lo humano
que entre viejas ropas contemplamos,
Y de reojo sin fiarnos,
Maldecimos sin pensar,
Que ellos como nosotros,
También nacimos desnudos.

F. Rubio
Recordar que no todos tienen navidad.

martes, 18 de noviembre de 2008

Años incumplidos:




Años incumplidos:

Trece días en el calendario,
trece días quedaron,
se fueron en las curvas del asfalto,
apagaron las vidas de inocentes,
que de madrugada volvían
al calor de su hogar,
chirriaron las ruedas,
giró el volante
pero su carnes golpeadas quedaron,
en los troncos de árboles sangrantes.
La madre los echa en falta,
pregunta que ¿Qué hora es? 
es tarde, y sus hijos no han regresado.
Suena el destino en el teléfono
se sobresalta en la noche,
no espera llamada
seguro que se equivocan,
seguro.
Un grito desgarra la alcoba
trece días de calendario que quedan,
no cumplirá los años,
se quedaron en la carretera.


F. Rubio


Perdonad, se que es muy triste,

pero tenia que escribirla

para aquellos que pierden su vida en la carretera.

Marioneta sin función:






















Marioneta sin función:

La función del polichinela
se ha quedado sin estrella,
¿Quien rompió el organillo del titiritero?
¿Quien corto las cuerdas de la marioneta?
Ya no puede hacer felices a los niños,
Que en la plaza de la sonrisa esperan
sentados en el sueño de la inocencia,
En los adoquines de la acera.
Destellos de alegría…
Se tornan en pucheros,
Pues alguien rompió el mundo del titiritero
y con el…
La de los infantiles sueños.

Se queda vacío el carro de la magia
ya no creá cuentos de ilusiones,
Han atado con un nudo…
El azul y el rosa de las nubes.
Ya no sale el arco iris en sus pupilas,
Solo lágrimas grises de tristeza,
Asomando en las mejillas de los Ángeles.
¿Quien rompió la ilusión y el sueño?
¿Quien dejo mudo al cuento?



F. Rubio

jueves, 13 de noviembre de 2008

Tus ojos y el sueño:

Tus ojos y el sueño: 

Viajando por los sueños de tus ojos, 
respirando tu perfume de camelias y nardos. 
Siento que se me va el sentido, 
Es el misterio que tus caricias 
dejan en la cálida estancia 
de los amantes atemporales, 
La huella del placer etéreo. 
Suenan violines de manantiales frescos 
en las comisuras de los labios del deseo, 
Colgando de las eternas palabras, 
y con su eco… 
Alimentan las noches de gemidos 
que rompen el frío eterno de las miradas, 
 desvían las caricias del temblor del cincel,  
cuando crea esculturas de la memoria enamorada 
del Romeo con su Julieta amada. 
Y sigo viajando por tu mirada celeste, 
como el cometa perdido 
en las profundidades de tu universo, 
Para diseñar una estela Láctea de tus besos 
y respirar en la materia oscura de tu pecho, 
como si fuera el Big Ban de nuestro amor. 
Y caigo en el efluvio del fuego eterno 
quemando las ropas del sentido, 
y amándote hasta que se acabe el tiempo. 
Quiero seguir soñando en la luz de tus ojos 
y morir en el paraíso de las escrituras, 
cuando nuestro amor se apague 
y caiga en ese agujero negro del tedio, 
que jamás debió existir en la historia 
de los amantes de los tiempos eternos. 
Solo quiero sentir los abrazos de tu cuerpo 
al despertar del sueño de Eros, 
no me dejes despertar del placentero abismo 
de tu cuerpo, 
dame la anestesia de tus besos 
y dormiré eternamente contigo. 

F. Rubio

Luz de candil




Llegaste con la noche
como la luz del candil,
tenue mirada,
con profundo sentimiento de amor.
Sobre el mantel,
luz de velas y perfume de claveles
que esperan a mi amada,
como el que espera al alba
el despertar con un beso.
Tu fragancia
embriaga mi ser,
llenando la alcoba de maravillosos destellos,
que como estrellas del firmamento,
dan vida a mi corazón.
Sabanas arrugadas,
hechas de trazos de pasión,
que con el roce de tu piel,
confunden el aire
con el respirar profundo de los gemidos.
Cuerpos que se funden en aromas,
al compas del tempo de la música que suena de fondo,
como arpas del universo de los sentidos
rozando con sus cuerdas,
el sentir del amor.
F. Rubio

domingo, 9 de noviembre de 2008

Raíces de arcilla:


Raíces de arcilla:

Hay un lugar donde mi vida llora,
un lugar donde los recuerdos quedaron
grabados en su tierra arcillosa,
enterrados en un pozo sin cavar.
 
Como fuegos fatuos del pantano de mi existencia
de aquel agujero cavado en el fondo
del génesis de mi nacimiento,
en aquel cuarto oscuro al final del pasillo
de aquella casa humilde en la montaña.
Hoy mi vida sigue llorando,
como cuando vi la primera luz
que anunciaba la salida en la carrera
de los años por recorrer en este mundo.
Hoy cuando la vida comienza a quitarme
lo que hasta ahora me ha dado,
me siento en la mecedora del tiempo
meciendo mis extremidades.
Que cansadas…
Se van rompiendo con el corazón,
que agrietado por las penas de las perdidas
mas queridas.
Se va sintiendo abatido,
como la pieza perseguida por el cazador del alma,
no le queda mas tiempo para respirar
y sabe que pronto será abatida
en la vaguada de la ladera que le vio nacer.
En la tierra arcillosa que le vio crecer,
y lanzar sus primeros gritos de inocencia
reclamando el aire para respirar.
Hoy sigue habiendo un lugar donde mi vida llora,
un lugar al que mis pensamientos
siguen volviendo cada noche en sueños.
Un lugar donde mis recuerdos son eternos,
y juegan con las sombras de la montaña
dibujando siluetas en la luna.
Para no perder mis raíces,
y estar con los que me quieren
entre su tierra arcillosa y su pozo de llantos
cavados a fuerza de pérdidas cercanas.
Hay un lugar donde mi alma descansará
de los llantos de la montaña,
en la vieja casa de pasillos largos.



F. Rubio

domingo, 2 de noviembre de 2008

La iglesia y el general:

La iglesia y el general:

Oscura cadencia la del sol entre mis dedos,su luz… 
Se va escapando 
por las rendijas anaranjadas
de las venas,
 que florecen como la hiedra
enredada, 
en los troncos de mí ser.
Y mis ojos, 
repasan al mirarlas en mi piel,
piel y carne de prudencias evitadas,
que recuerdos de mal presagio traían
al mal sabor de tus palabras, 
dejadas con rencor.
El odio entretejido en tu palabra,
y tus ruegos,
no son escuchados por aquel, 
que no quiere oírlos.
Luego en el fondo caen tus versos 
y nadie los recoge.
Mala tarde se viene, 
y el sol entre tus labios se esconde,
las nubes no dejan ver 
lo que de ti de verdad se ve.
Triste sombra la que reflejas al pasar,
tú creías en la rosa 
y la dejaste marchitar.
Qué pena de lágrimas derramadas 
en el pañuelo desconsolado,
sin color se quedo al mojarlo 
con llantos de envidia.
Llantos de apenada desconfianza 
entre montes de hombría equivocada,
te dejaste perder en la falsa apariencia del amigo
del que dice lo que no piensa, 
y hace lo que le viene en gana
para crear confusión y desconfianza.
Es su ser, 
es su alimaña, 
¡Haz lo que yo digo,
pero no lo que yo haga!
El consejo del usurero enmascarado,
que creando diccionarios de pocas palabras,
se cree más sabio 
sin mirarse al ombligo,
y juzgando al prójimo 
sin tan siquiera conocerlo.
Que vanidad la del falso profeta,
guiado por un supuesto general frustrado,
que ni los cuervos del destino, 
a su funeral desfilan.
Pues ni tan honrosas aves 
de él se fían,
No vayan a decir palabras 
que no debían,
y la iglesia,
 y el general,
 tomen cuenta de sus cabezas.


F. Rubio


miércoles, 15 de octubre de 2008

La rosa de cristal


La rosa de cristal


Cabellos ondulados al viento,
ojos... 
Que vierten lágrimas de sol.
Iluminan 
el paseo al venir, 
y con su sonrisa
 …Te hace vibrar.

Acelera
 el destello carmesí
de la rosa de cristal
… Enamorada del mar.

Entre flores la vio 
en un cerrado jardín.
Le dió su mano  
…Y pensó,
¡¡ Tu eres amor  
el sentir de tan bello lugar!!.  
 
Besando sus pétalos 
los ojos cerró, 
sintiendo el rubor 
del terciopelo,
que acariciando sus labios 
…Floreció.

Enamorada del mar
…La rosa de cristal.
Mi vida incendió 
con llamas de amor.
Y quemando secó 
…Las lagrimas 
…Del sol.
 

F. Rubio

martes, 30 de septiembre de 2008

Mi última estación,


Mi última estación,

Caminando por la acera,
una hoja amarillenta
cae balanceándose a mis pies,
es la señal del otoño
que se acerca sin pausa,
la estación más cercana
al invierno de los días más oscuros.

Mi cuerpo…
Nota escalofríos,
cuando contempla las cicatrices
de las estaciones ya lejanas,
agotadas por mis años
como agua que se seca en el macetero.

Las hojas de un calendario olvidado
en la pared de mis sombras gastadas,
entre ruinas de huesos ya cansados
aguantando las lonas de mi piel arrugada.

Hoy…
Dejaré de caminar,
y me sentaré a esperar el frío tenebroso
de mi última estación,
desmontaré los palos del sombrajo
que aguantaron mis veranos.

Hoy…
comienza mi otoño,
y cansado…
Espero que llegue mi invierno.
F. Rubio

lunes, 29 de septiembre de 2008

Aprendiz de pirata:

 

Aprendiendo a vivir deprisa,
soñando castillos de arena
en playas que jamás pisé.
Lecciones de lluvia y barro,
en la escuela de la calle del sol.
Yo no soy poeta… Solo soñador.

Buscador de tesoros de imaginación,
que rodando entre coplillas
gravaron mi niñez.
Jugando a ser pirata,
de pecosa cara y sonrisa picara,
entre charcos de estrellas,
y mares de versos,
aprendí a amar.
Espadas de madera,
escudos de cartón,
y una mascara de tela negra,
uniforme de rebelde,
aprendiendo la lección.
Yo no soy poeta… Solo soñador.


F. Rubio

Vidas rotas:

 

El frío brillo de la hoja
en el corazón deja la huella,
y ahonda en la herida
que sangra eterna.

Cruces en el camino,
flores en el suelo.
Amoríos incomprendidos,
desgarros y lamentos.

Mujer que sufre violencia,
por las manos crueles
de asesinos sin rejas,
por leyes de incautos.

¿Quien cava la tumba
de la que yace en el suelo?
imágenes en el noticiero,
no dan consuelo.

Notas en el diario,
verdugos y jueces
que pongan remedio,
a la violencia de genero.

F. Rubio

domingo, 28 de septiembre de 2008

Naceran de llantos


Nacerán de llantos:

La madre y sus hijas,
deshojando la pena
de las margaritas,
en primaveras vividas,
Se caen las hojas,
dan paso a vida nueva,
que de pena… No saben.
Que pena… No llevan.
Nacerán de llantos,
mamarán de risas,
serán felices,
hasta que la edad les llegue
para deshojar las penas.
La rueda de la vida
que se hace eterna.
Madres que tienen hijas,
hijas que madres serán,
deshojando margaritas,
las primaveras pasarán.
Mamarán de risas,
crecerán de llantos
y de pena… envejecerán.

F. Rubio

jueves, 25 de septiembre de 2008

Amores niños:


Amores niños:

De gris perla se vestía el cielo
en la mañana del otoño,
las nubes hacían muescas al sol
cortando el negro de las sombras,
sentados en la baranda del parque
tú me agarrabas de la mano, y yo,
temblaba de rubor,
era el amor de adolescentes
que por primera vez se besan
sin mirarse a los ojos cerrados,
tus labios parecían terciopelo
que se quiebra con el tacto mudo,
del momento de los amores niños,
hoy la mañana vuelve a vestirse de gris,
y no puedo olvidar el parque del amor
y su baranda de adolescencia,
cierro los ojos al pasar por el,
queriendo sentir el temblor de tus besos
y ver el rojo de nuestras mejillas al mirarnos,
no quiero perder ese momento,
que se gravo a fuerza de caricias
de rayos de sol entrecortados,
hoy llega otra mañana de otoño,
y sentados en el parque,
veo otra pareja de adolescentes
besándose con los ojos cerrados,
los miro y me doy cuenta,
son el fruto de nuestro amor,
nacido de jóvenes amores,
en el gris otoñal de las sombras
del parque de nuestros besos,
y los amores niños.


F. Rubio

viernes, 19 de septiembre de 2008

Lágrimas del corazón

(A mi hermano Juan Antonio nunca te olvido)
Lágrimas del corazón

Anoche asomado a la ventana,
como cada noche desde que no estás,
te di las buenas noches hermano,
hay un lucero que me refleja tu cara
y me asomo para hablarte,
 las lágrimas se derraman sobre la oscuridad,
como si de una lluvia de dolor se tratara.
Te echo de menos hermano, 
trato de encontrarte saludándome 
en la acera de enfrente sentado,
me pregunto a mi mismo ¿Estarás bien?
¿Tendrás a padre a tu lado?
Seguro que sentado contigo está,
contemplando el cielo estrellado,
vigilando la estela de nuestras vidas.
No dejo de soñarte, de recordarte,
de amarte y en mis sueños,
recuerdo los juegos de niños,
recuerdo los soldados con la cabeza cortada
por mis travesuras de hermano menor,
hoy la guitarra casera… 
de cuerdas de tender la ropa 
que de niños hacíamos,
suena triste en mi memoria,
esta noche recuerdo el bloc de autógrafos
de jugadores de futbol y sus camisetas pintadas,
que dolor hermano, que vacío dejaste,
nunca dejaré de soñarte, mi hermano, mi amigo,
mi compañero de juegos, mi confidente,
mi pedazo de corazón, me ha dejado sin luz,
pero cada noche saludaré al lucero, 
por que se que él está en el cielo,
sentado junto a mi padre, 
velando por mi madre,
esta noche te saludo hermano, 
besando ese lucero. 

F. Rubio ©


jueves, 11 de septiembre de 2008

Telaraña de mentiras



Telaraña de mentiras.

No podía creer lo que estaba viendo
frotaba mis ojos con las manos,
pero solo conseguía irritarlos más,
como si tratara de arrancar de sus pupilas,
las cosas que nos hacen daño al verlas.
Que ingratos son,
El necio, con sus necedades.
El mentiroso, con sus mentiras.
El falso, con sus falsedades.
Ni Belcebú les sonríe, pues de ellos no se fía,
ni en el infierno de Dante,
jamás hubo tal comedia,
creada para destruir la amistad.
Tejen telarañas de palabras disfrazadas,
atrapando la sonrisa de la honestidad,
dejando el eco vacío de verdades,
en un mundo abastecido de hipocresía.
Disfrazados de ovejas,
los lobos aúllan en el monte de la sinceridad.
Sigo frotando mis ojos,
sigo sin creer lo que veo,
trato de ensordecer mis oídos.
Pero solo oigo el daño que no deja de latir
en el interior de la herida que no sana,
infectada por las heces,
de la mentira enmascarada.

F. Rubio
"Una cosa es desear que la verdad esté de nuestro lado,
y otra muy distinta desear sinceramente estar del lado de la verdad. "

sábado, 6 de septiembre de 2008

Campos de Cupido

Lamentos a escondidas,

escuché tu voz,

triste lectura de tus labios salía,

y al oírte, rompí a llorar,

escribes cartas de despedidas

en papel de sollozos y desamores.

¿Quien te hizo daño?

¿Quien rompió tu querer?

Que el pozo de las lágrimas llenó,

y secarse no puede…

se desborda el torrente apenado

inundando tus mejillas.

Baja regando los campos de tu pecho,

para que florezca ahora la pena oscura,

tanto tiempo dedicado a el,

para sembrar espinas áridas de desilusión

que hieren como espadas

en las más profundas emociones,

que el amor, creo en los rincones del corazón.

Sellaré tus labios y secaré tus llantos… viviré contigo,

para devolverte el arco iris de tu mirada

y que tus mejillas florezcan,

creando los sueños de Cupido.

lunes, 25 de agosto de 2008

¿Como fue?




¿Como fue?


Como un jardín de rosas blancas de pasión,
así fue tu amor,
¿como fue?
si tu me mirabas y de amor yo palidecía,
¿como fue ?
que se apago el día y mi jardín se marchito,
¿que tristeza te oscureció para dejarme?
¿como fue?
que tu brillo ya no veo
y la oscuridad me duele en el interior de mis venas,
¿que daría yo?
para tenerte de nuevo en el edén
de la mañana iluminada por tus ojos,
y poder besar la silueta de tu cuerpo
en las arrugas de mi cama,
daría el mundo envuelto en lazos de caricias,
para poder besar tus pétalos de rosa perfumada
con carmines de añoranza encontrada,
¿como fue?
que se nos murió el amor.


F. Rubio

viernes, 8 de agosto de 2008

Senda equivocada



Senda equivocada


La bruma de la euforia cegadora,
que los años de juventud malogran
en aquellos que piensan,
que la droga es el elixir de los dioses.

Años de inocencia enmascarada
por cortinas de humo insinuantes de la mentira,
falsa apariencia embelesadora de agonía.

Quiero dejar de mirar detrás de la celosía
y mostrarte amigo,
que aquello que antaño creías,
no era la vereda que debías seguir.

Ahora en el cruce del camino,
- doy fe - ,
de que hay ángeles guardianes,
que alejan a los demonios
que caminan por el sombrío paseo
de la dura desesperanza,
para enmarañar tu sentido de la vida.

Amigo quiero darte las riendas,
aquellas que tú me diste con tu amistad,
y ponerle velas de alabanza
a la madre que pierde su vida,
para entregarla por la salud de los suyos
alejando las pisadas de los avernos de la ponzoña.

- Se fuerte -,
que los querubes del cielo te acompañan,
y no caminaras solo por la senda
que por recorrer te queda,
se fuerte amigo, cree en ti mismo.



F. Rubio

viernes, 1 de agosto de 2008

Llora la Alhambra



Llora la Alhambra:

Sombras de sangre en granada,
La tarde roja…
Llora la Alhambra.
El gitanillo, tarantos le canta,
se lo llevaron de madrugada.

Cortaron el tallo de la azucena,
en su pecho brilla…
La luna llena.
Dejaron al verde ciprés sombrío,
se oían los llantos de muerte.

El pintor se queda malherido,
sus lienzos…
Pierden el color.
Mataron de la poesía, al ruiseñor,
La emigrada tierra, pañuelos riega.

Con lágrimas de tristes poemas,
Los fusiles…
Sellaron su canto,
La fragua se viste de negro duelo,
pero nunca podrán callar al poeta,

Federico escribe…
Desde el cielo.




F. Rubio

lunes, 28 de julio de 2008

El indigente



El indigente

Cartones amontonados en la escalera,
ropa sucia del maltrecho suelo,
tiritando de frío, el mendigo duerme,
en la puerta del cajero automático.
Gente que pasa y lo mira con hastío,
jóvenes que se burlan de su pobreza,
Miradas y risas que no le duelen.
Pues el dolor… Es su compañero,
sueña cada noche junto a el
y se juegan la vida a pares y nones.
La muerte se sienta en los cartones,
esperando su último amanecer,
¿Quizás mañana no despierte?
¿O quizás un ángel venga ha verle?
Amanece… No hubo suerte,
toca mendigar en el quicio de la puerta
de la catedral del santo padre,
¡que ironía! las beatas entran a rezar
por la humanidad de la gente,
pero pasan sin mirar al indigente.
Una lata vacía en el suelo, ni una moneda,
un cartel que dice.
“Para comida, por consuelo,
solo para comida, que dios te lo pagara
arriba en el cielo”
Pero no llega el samaritano,
otra noche sin comer, tumbado en los cartones,
con su compañero de juego. ¡El dolor!
y la muerte sentada a su lado,
esperando que sea el último sueño.

F. Rubio

domingo, 27 de julio de 2008

Alameda




Alameda, tributo a García Lorca

Canta el ruiseñor en la alameda, 
mientras teje su nido la hembra, 
entre hojas de plata con hilos de oro, 
pues dentro de su cuenca posara su tesoro, 
perlas con pintas, de mañana eclosionan.
En la alameda el ruiseñor canta, 
y en la arboleda la vida llega, 
con plumas bronceadas de luz y trinos, 
el alba llega y la luna se viste de seda, 
para dormir en la cuna del agua, 
acompañada del lucero que la venera. 

F. Rubio

miércoles, 23 de julio de 2008

Amistad muerta




Amistad muerta:

Murmullos de sables necios,
suena el acero frío de la palabra,
con aires de hipocresía.
Palabras que no hacen ruido,
pero cortan el alma en pedazos
y dejan dolor en su paso.
Caligrafía contada al viento,
para derribar los árboles florecidos...
En las hojas del cuaderno.
Como huracanes de odio sin sonido,
derrumbando los cimientos,
de la amistad crecida una tarde...
En las líneas de la lectura.
Ortografía que se pierde en el submundo,
por los rencores de unas manos escondidas,
golpeando en el teclado.
Versos dolorosos que suenan dulce...
Pero con sentimientos encogidos,
por el veneno que mata la oración.
Verbos de un amigo,
que los murmullos fueron apagando,
con su candil de dolor.



F. Rubio

domingo, 20 de julio de 2008

La playa de los deseos



La playa de los deseos:
 
Tumbado en la arena blanca,
quedo sumido en sueños
contemplando los destellos
que la llama de tu mirada refleja. 

Siento como el mar en la orilla
esconde las caricias plateadas
de la luna…
entre las olas dormidas.

El tacto de tu pelo entre mis dedos,
acelera el fluir de mis sentidos
como miles de mariposas encantadas,
posándose en las margaritas.

Tus manos recorriendo las dunas
del fuego boreal de mi pecho,
tus dedos jugueteando conmigo
como juncos bailando 
con el calido amor del viento.

Tu suave cuerpo de porcelana
me hace volar como una cometa,
esperando el calor de tu aliento
para formar una danza de besos.

Besos que la noche sorprende
en los abrazos de los amantes,
como agua en la rosa de tus labios
para calmar tú sed de gemidos.

Mientras nos amamos sobre lechos
de espuma sembrados de amores…
en la playa de los deseos.



F. Rubio


para las damas
de la perla con todo el cariño.

viernes, 18 de julio de 2008

Auroras de amor

Auroras de amor:

Si la luna contara historias,
serian de amores furtivos,
que escondidos en la noche,
danzan con caricias gemidas
y lienzos de besos húmedos.
El roce de los cuerpos desnudos
entre lazos de suspiros encendidos,
suspiros que empañan el iris
de los ojos de las estrellas.
Estrellas que esconden el silencio,
para perfumar miradas cruzadas,
colgando nuestras ropas
en las manos del deseo.
Que no se acabe la noche,
que la llama de los cuerpos
escriba el prologo de los amantes,
ocultos al destello de la mañana.
Y que el sol nos descubra amándonos,
junto a estelas de auroras exhaustas
por los amantes celestes.

F. Rubio

Baúl olvidado


Baúl olvidado:
He cerrado los ojos para mirar
en el espacio muerto
de un baúl olvidado,
en la esquina del silencio.

Suena un arpa, 
con las cuerdas desafinadas
por el sonido quebrado 
de recuerdos.

Mis pupilas se contraen,
recorriendo las imágenes
que sus notas me dibujan
en el trasluz de los sueños.

Como estrellas fugaces
pasan apenas en un instante,
y me golpean con su brillo
en los deseos perdidos.

Cerraré mis ojos, 
para encerrar mi pensamiento
en el trastero oscuro. 

Y contemplaré el paso de un cometa,
 reflejado en el cristal 
de mi ventana polvorienta
de olvidados días de sufrimiento.

Hoy limpiare el aura, 
y encerrare en ese baúl,
El arpa desafinada, 
las imágenes fugaces, 
los recuerdos polvorientos y,
Olvidare el rincón del silencio.





F. Rubio
A veces hay que encerrar los recuerdos
para que no nos dañen .

jueves, 17 de julio de 2008

Mi rosa perdida



Mi rosa perdida


El jardín no tiene verja
que lo proteja de lamentos,
sus flores derraman llantos,
añoran las manos del jardinero.
Salio de madrugada, y no ha vuelto,
busca una rosa perdida,
era su flor preferida, pero ella,
se enamoro del silencio.
Rosa que de otro pecho prendida
quedaste, en la solapa del viento
vas perfumando otros amores.
Yo cuide tu rosaleda en invierno,
y en primavera de mis labios
agua bebiste… -Mi rosa-
clavadas las espinas me dejas,
terciopelo en mis mejillas
me recuerdan suaves tardes,
voy buscando tu tallo… -Mi rosa-
yo el rocío de mis ojos te regalo,
para que vuelvas,
al jardín sin verja de mis manos.


F. Rubio

miércoles, 16 de julio de 2008

El tiempo pasa


El tiempo pasa:

Como el péndulo del tiempo,
así marcamos los pasos
y grabando las pisadas,
caminamos por la tenue
morada de las almas
que recorren nuestras vidas.
Como manecillas de la hora…
El minutero del silencio…
Y el segundero del momento.
Somos pequeños,
casi diminutos puntos de polvo,
como la arena del reloj
que volteamos sin parar,
para creer que el tiempo
en esta estancia no se detiene,
y pasa con arritmias defectuosas.
Esa es nuestra vida, así es el tiempo,
caminante que no se detiene,
ni a mirar a tras para ver quien viene.
Pues pasado es y el molino no mueve,
el mundo no se para sigue cayendo
la arena del reloj del alma.



F.Rubio

martes, 15 de julio de 2008

He despertado




He despertado


Se acabo el sueño del reflejo
y desperté con el tiempo
de la realidad con formas pétreas,
que endurecen los ojos
del que mira en lo mundano.
Todo lo vivido en mi noche olvido,
como olvidamos el paraguas
en las puertas de la lluvia,
cuando el sol del arco iris
nos deslumbra y nos impide ver
que la niebla era bruma.
Ya paso la tormenta de olas,
para dar paso a la baja marea
de perfiles aclaradores
y mostrarnos la putrefacta
mentira que nos rodea.
El ego de vacías palabras
que despedirme decían
con el corazón en las manos.
Cayó la careta que la goma
sujetaba, para mostrar la verdad
escondida en falsas rimas
Ya no duermo con miedo de los sueños,
he despertado.


F. Rubio

domingo, 13 de julio de 2008

tristeza de ti



tristeza de ti:


Tristeza de las tardes oscuras,
que las lágrimas riegan
y siguen eclosionando,
en pañuelos de amargura.
Corazones que se apagan,
como velas agitadas
por suspiros de agonía,
dormidos por los ruegos
del perdón sin olvido.
Versos que se vacían,
en tierras cultivadas
por errores repetidos
sin maldad,
pero que duelen hondo
y dejan cicatrices abiertas.
Hoy camino sobre huellas
que deje en las veredas
del pasado más cercano,
y como el filo de la navaja
va tatuando mi destino
en la corteza de mi ser,
corteza que se va secando
y no puede de nuevo crecer,
como el otoño eterno
de mi piel,
se va agrietando y sangra
amargura teñida de ti.
Ya no me queda sal,
que alimente el mar
que mis ojos crean
al decirte adiós.
Solo la esperanza
de oír tu voz se niega
a rendirse mientras la rosa
de tus labios sepa decir,
Te espero, - Amor-.


F. Rubio

jueves, 10 de julio de 2008

Portales de amor



Portales de amor.

Portales de inocencia,
con sus pequeñas manos,
se hacia guitarras
de trozos de madera,
con cuerdas de tender la ropa,
el deshacía hilos
con la ilusión temprana,
de cantarle trovas
a su pequeña amada,
en portales de inocencia
de voces angelicales.
Un tambor, una pandereta,
y una guitarra casera.
Juntaba a sus amigos,
para recitar amores niños
siempre tubo alma de soñador,
Torero, cantante, poeta y bailaor…
vida de truhán.
El niño soñador,
como un clavel siempre encendido
en las primaveras de la edad,…
A una niña,
sus letras y canciones dedicaba,
que tierna infancia.
Hoy recuerdo esas tardes pasadas,
preguntándome,
¿donde estará la pequeña amada,
si recordara las poesías ?
en las escaleras sentada
me sigo ruborizando,
como el niño que le cantaba.
El pequeño trovador,
con su guitarra de madera,
el tambor, la pandereta,
y su poesía aniñada...
besos en las manos,
abiertas al aire,
soplos de flores frescas
en los portales del amor
que aún reflejan sus miradas,
de poeta y enamorada.




F, Rubio

domingo, 6 de julio de 2008

Te olvide



Te olvide;



Olvide tus besos
en un triste rincón,
como el que olvida,
una tarde gris,
llorando escondido
por un falso rumor,
la gente murmura
al verme pasar,
que no eras para mi,
les oigo decir,
y en una puerta,
el amor se quedo,
rosas marchitas,
secando el papel,,
en el que escribo,
cartas sin responder.
Guardadas en un cajón,
con lazos de amor,
amarillas se ponen,
esperando te a ti.
Con voz temblorosa
te quiero llamar,
pero en el aire
solo hay silencio,
y hasta la luz
te hecha de menos,
y oscuros reflejos
se unen a mi.
Olvide tus besos
Y te olvidaste de mi.




F. Rubio

sábado, 5 de julio de 2008

Soñarte


Soñarte:

Me olvide de tu cara,
han pasado los años
sin saber de ti,
y anoche soñé contigo,
era tan real,
que hasta tu perfume
me dolió al sentirlo.
No puedo olvidarte,
tus besos quedaron grabados
como tatuajes en mi labios,
y ni las tormentas de llantos
pueden borrarlos ,
no puedo vivir sin tu amor,
pues me muero por olvido
y tu voz no consigo escuchar,
háblame en sueños
quiero sentirlo,
susúrrame al oído,
tu eco me tiene perdido,
!!Ámame!!
quiero sentirte a mi lado
como en el recuerdo
que juntos vivimos.
Estar en la línea de tus ojos,
ser la sombra que te sigue,
y bañarme en el mar de tus caricias,
esta noche,
quiero seguir soñándote
y que tu fragancia ,
en mi cuerpo quede encallada,
como mi corazón se siente
en las arenas de tu amor.




F. Rubio

martes, 1 de julio de 2008

Piel de ángel



Piel de ángel :

Durmiendo junto a tu luz,
mis manos tiemblan
al tocarte,
es la piel de ángel
lo que mis dedos sienten,
como seda fina
siento el tacto de tu roce
suave sobre mi cuerpo,
como una brisa delicada
que recorre por las espalda
para mesar tu pelo,
rozando en cada movimiento
tu silueta sobre mi cama,
tengo miedo
de dañarte con la mirada
y del reflejo de la luz sobre tu cara
siento celos,
de tan dulce momento,
yo tiemblo en la mañana
cuando el sol besarte quiere la cara.


F. Rubio

Dedicada a la reina de la perla
un beso mi cielo.
XIYU


lunes, 23 de junio de 2008

Esta noche


Esta noche:

Esta noche mi cielo,
quiero darte la vida,
que mis labios
rocen tu pecho,
que ha algodón
de azúcar me sabe.
Esta noche mi amor,
quiero volar contigo
que el suspiro quede
del universo prendido.
Esta noche mi amada,
quiero soñar a tu lado
que las estrellas besan
tu cálido vientre
y tu luz se haga fuego.
Esta noche mi rosa,
quiero fundirme a tu lado,
que tu perfume se quede
sobre los poros del alma,
tus espinas me hieran
como flechas de Cupido.
Esta noche mi luz,
quiero que se haga eterna
que ilumine mi calma,
para amanecer
abrazado contigo.
Esta noche mi cielo,
mi amor, mi amada, mi rosa,
que tu luz nos ame,
hasta sentirnos en uno.

F. Rubio

para mi princesa de la perla
con el corazón en la mano.

domingo, 22 de junio de 2008

La pluma duerme:


La pluma duerme:

Las hojas en blanco del cuaderno,
se amontonan esta noche oscura,
en la penumbra de mi escritorio,
se ha marchado mi musa,
quizás nunca la tuve.
La pluma se va secando olvidada
y escribir versos ya no puede,
como tierra yerma sin agua,
de sus venas ya no fluye la vida,
los poemas, se han marchitado.
Con la luna negra del olvido,
mis manos dejan sombras ocultas
y mi tenue luz queda dormida,
la cubrió la noche con velos.
Hoy buscaré en mi alma
y cerraré las puertas del limbo,
para escribirle rimas al cielo
y que las nubes lloren poesías,
en las hojas blancas del día
y la pluma cuente paseos,
sobre caminos azules de tinta,
en el papel del cuaderno dormido.


F. Rubio

Lirio del Jordan


Lirio del Jordan:

Quitándome el aire, tu aliento llega,
como el sol alto quemando en la arena,
quema la piedra, con dureza eterna
y la mañana azul el brillo ciega.
Tú, dama de Jordania, eres estrella,
pintas de claro la duna morena,
con la belleza de luz nazarena,
que en la roca, con amor, grabo su huella.
Templo de Petra, reina y dueña hermosa,
del palacio de luna, eres la diosa,
tu cuerpo posa sobre mármol rosa.
Lirio de oriente con ojos oscuros,
mi corazón mana sangre dorada,
por tus besos, llora diamantes puros.

F. Rubio

viernes, 20 de junio de 2008

Soy tu morada


Soy tu morada :

De luto se viste el alma
De luto la madrugada,
no te aflijas amigo
pues aquí esta tu coraza,
no pises esa tierra,
que la vida sigue en la casa eterna,
te ofrezco mi hombro
para descansar tu mirada,
no estés triste amigo
pues en mi tienes tu morada,
te ofrezco mis manos
para aguantar tus sienes,
te ofrezco mi alma
para soportar dolores,
te ofrezco mi corazón
para que el tuyo no duela,
te ofrezco mis ojos
para que los tuyos descansen
y en mi hombro tu pena me llevo
para que tú sientas sosiego
y tu amigo no sientas desvelo
pues mis manos,
mi alma,
mi corazón
y mi mirada
están para alejar la pena
que a tu gente llega,
no lo dudes mi amigo
aquí tienes tu morada.

F. Rubio
A mi amigo Joan y a su esposa
un abrazo de chaman .

lunes, 16 de junio de 2008

Los acordes del silencio



Los acordes del silencio:

Despuntaba la mañana y leyendo un libro,
notó que los acordes del silencio
le acompañaban en cada página que leía,
solo el murmullo de su pensamiento
tarareaba la letra de esa canción,
la música del poema escrito sangraba
sobre el papel, dejando ríos de caudalosos
versos que bajaban humedecidos por la ribera
de sus ojos y las orillas de los labios cerrados.
Poesía que formaban saltos de rimas
y prosas en las cataratas de sus sentimientos
y como ondas en el lago de la memoria,
expandían sensaciones derramando
las palabras que el Poeta puso con amor
en cada poesía del pentagrama del sueño.
El quisiera ser como el agua que fluye
por el arroyo de su pluma y poder escribir
en los remansos del cuaderno
que forman la sinfonía del Poeta,
el quiere escribir la melodía del silencio en su poema.



F. Rubio



viernes, 13 de junio de 2008

Mi pesadilla


Mi pesadilla:

En la oscuridad, a mi cuarto entraba
como de sombra, la duda velada,
dolor en mi pecho de madrugada,
miedo a despertar mi sueño notaba.

Escalofríos, mi frente sentía
sudores de muerte, merodeaban
entre sabanas de duelo, ahogaban
a mi grave voz que gritar quería.

Despierta alma mía, alza la mirada,
los caballos de los muertos y el día
cabalgan entre bruma adormecida.

Mi habitación, se alumbra en la mañana
y la pesadilla de mi mente huía,
con la paz del sol quedo mi ventana.



F. Rubio
( soneto )

jueves, 12 de junio de 2008



Poesía,
palabra que puso dios
en el sentir del ser,
me da compañía
en los momentos alegres y tristes,
me hacen sentir
latir el corazón
junto con mi alma,
me ayudan a respetar la vida,
Poesía,
voces que arrullan
la desesperación
alegran la compañía
de aquel que tiene sentimiento,
del que siente desventura
y anhela esperanza,
Poesía,
porque el que expresa su sentir
en la poesia
es hombre de bien,
porque el que lee
aprende,
porque el que escribe
siente .



F. Rubio


noche sin luna


Luna de corales muertos,
un velero se abre camino,
trago a trago,
la espuma
bebé.
Navega rumbo
al horizonte,
gimiendo su mástil
por las olas,
reflejándose
en el espejo
del océano.
Cargada de esperanza,
su quilla
surca los mares,
con la luna de la noche
a bordo.
Olas del mar
despertando al alba,
velas hinchadas de viento,
sueños envejecidos
en la roca
de los recuerdos.
Mareas mudas de sonido
a fuerza de oír lamentos,
se calló
la mar anoche,
se ha dormido,
Luna de corales muertos.



F. Rubio



A mi Padre.
Padre, que desde el cielo me guías,
Espero no haberte defraudado.
Padre, tu que emigraste de tu tierra para tierra extraña
Para sacar tu familia a flote,
con el sudor de tu frente,
de sol a sol luchaste por nosotros.
Hoy no tengo suficientes palabras en mi garganta,
Padre, para pagarte lo que me distes,
tu voz serena que me arrullaba
y me daba refugio
y abrigo cuando lo necesitaba,
Hoy Padre, te echo de menos.
Tu pasado vive presente en mí,
Padre, hoy quiero rendirte homenaje
por los años que pasemos,
y recordar aquellas tardes de paseos por el campo,
aquellos días que salíamos de caza y sonreías.
Hoy quiero recordarte ese padre que fuiste,
padre y amigo,
Padre, te echo de menos.
Tus consejos sabios que no comprendía,
Hoy he alcanzado a comprender,
el sonido de tu voz,
tus palabras me ayudan,
Hoy Padre, te echo de menos.


F. Rubio


( A mi Padre que esta en el cielo )

A MI MADRE



A mi madre,
En el mes de marzo nací,
cuando la brisa primaveral es la primera,
cuando el sol empieza a calentar la cara,
mi madre,
humilde mujer me dio la vida,
en la primavera temprana,
como el almendro blanco en flor,
en fuentes de arroyos claros de agua nevada,
saldría la rosa con amor aquella mañana.
Mi madre,
humilde mujer de corazón puro
y alma andaluza,
brega para sacar adelante sus canas,
canas de los años,
como cruces plateadas.
Madre,
que sufres desvelos que para tus hijos vives,
no tienes descanso de la noche a la mañana,
madre mía,
andaluza mi alma grita,
para darte descanso ganado por tus desvelos,
tus sufrimientos y tus canas,
que esta rosa con olores de primavera,
adorne tu alma,
como tú adornaste mi vida,
aquella mañana.



F. Rubio
A esa madre que sufre por sus hijos ( Un beso Madre )

(Descansa en Paz Madre, siempre te llevaremos en nuestro corazón)

Los echo de menos:


Los echo de menos:
Como buitres merodeando en mi carroña,
así he sentido la mirada tras de mi espalda,
yo no lloro por los que se marcharon...Lloro!
por los que se quedaron atrás a consolarme,
quizás ellos son el infame pecado oscuro,
solo pido que Dios los ilumine, los guie,
y haga para ellos la bondad en sus corazones.

Atrás quedaron los buenos ratos de partidas,
los quereres, y las sonrisas de tarde amiga,
ya no vale el recuerdo, no, apagaron la luz,
cayeron al negro saco, roto por los celos
y con manos baldías de la sombra oculta,
los tiremos al pozo sin fondo del olvido
y el desprecio,
por vanidad, nos guió a la envidia;

¿Donde están? los que fueron heridos en el alma,
los echo de menos y lloro, ¿quizás los quiero?
siento la nostalgia de esas tardes de tertulia,
como cuando abro el álbum de las fotos gastadas
que me hacen recordar, imágenes que pasaron,
que no volverán, pues tan solo queda el recuerdo.
¡Recordar! la hora del final, llega para todos;
en esa hora todos somos iguales al tiempo,
almas que se unen en el segundero del aire
y cuerpos que se convierten en tierra fértil,
para abonar la tierra a los que llegan detrás,
como las flores nuevas, que también marchitaran,


F. Rubio
Dedicada a mis amigos y amigas de la perla
con cariño ( reflexionemos amigos )

miércoles, 11 de junio de 2008

Salvemos la tierra


LA MAR SE MUERE:

Se ha quedado el gran albatros ciego, sin su vuelo,
hundidas en negra sangre, sus alas quedaron,
remontar su vida, el ya no puede… se oye el duelo,
ya no brilla el sol sobre el mar, que ellos maltrataron.

La luna llora amargas lágrimas en la arena,
con la marea y la roca del muerto coral,
la gaviota gris quiebra el llanto de la sirena,
luto de espuma y tinte de sombrío mural.

Manchando las playas de venenosos vertidos,
los delfines ya no cabalgan sobre las olas,
la ballena desfila a velar a los heridos,
y tocan lamentos de viento, las caracolas.

Sumergida bajo los océanos sin luz,
la madre tierra dirá, ya basta de agresión,
como una anciana madre, por su hijo va a la cruz.
cansada de que el hombre, le rompa el corazón.


F. Rubio.

domingo, 8 de junio de 2008

Mi ángel...Mi mujer.

Mi ángel...Mi mujer.
Andaba perdido en la bruma del camino
sin sentido de la vida
y como un ángel apareció ella,
la luz que guía mi barco para que no encalle
en las arenas del olvido.
Ella es el faro de ternura que me alumbra
y la pena arranco de mí ser,
para poner velas a mi playa de amargura
y convertirla en el coral rojo del amor.
Ella es el viento que me empuja a navegar
y me ayuda a levar anclas,
poniendo rumbo a la costa de su piel.
Ella es la línea que me marca el horizonte
de su mirada cuando despierto cada amanecer,
como la quiero,
sin ella moriría perdido otra vez ,
en la niebla de la noche más negra.
Por eso es ella, siempre ella,
Mi ángel… Mi mujer.
F. Rubio
A mi esposa que la quiero.

sábado, 7 de junio de 2008

Volvere


Volvere:

Oh cielo...
que amaneces junto a mi amada,
dile, que pronto la veré,
añoro sus caricias, sus besos, su mirada
y a despedirme no volveré,
pues la pena me embarga el corazón,
Oh luna...
que besas su cara dormida,
alumbra mi desesperación,
porque a mi lado sola esta la almohada
y se me rompen las venas de la razón,
Oh estrellas...
candiles de madrugada,
guiadme hasta su abrazo embriagador,
para poder besarla,
pues sin su amor...
yo muero de dolor.


F. Rubio

viernes, 6 de junio de 2008

La pequeña rosa


 
 
 
 
La pequeña rosa dormida:Una tarde sentados al abrigo de la mesa camilla, un pequeño brasero calentando los pies escondidos bajo la humilde mesa, sobre la cual había un mantón bordado con flores de azucenas, que semejaban salirse de la hermosa tela, para florecer en la estancia medio alumbrada de la casa. En el aire flotaba un aroma a rosquillas de azúcar recién hechas por las manos suaves de la abuela, que sentada junto a la mesa con sus cansados ojos tras los cristales gastados de sus gafas, comienza a contarnos historias y cuentos, que la vida le ha dejado en sus canas blancas de dulce apariencia. Y dice: Había una vez.  Una niña muy pequeña de tez blanca y pelo moreno ensortijado, ¡muy hermosa! pero también pobre… Pero que muy pobre, que estaba cuidando un rebaño de cabras en la ladera de un monte muy cercano a estos parajes. Un día muy caluroso, al calor del mediodía, quedó dormida por el cansancio que suponía para su pequeño cuerpo, el trabajo acumulado, y sobre la hierba, acomodó su frágil silueta, para sumirse en un profundo sueño. Y empezó a soñar que era como las golondrinas de la primavera, y volaba por encima de las montañas, para luego bajar al rio, y con su pico, recoger el barro para formar su nido, Bajo los tejados de las casas del pueblo, donde la pequeña pastora nació. Con su vuelo se acercó a la ventana de una casa, y a través de los cristales, observó como unos muñecos hechos de trapos viejos, con agujas de oro e hilo de plata, bordaban un manto, para una señora bellísima, de apariencia angelical, que sonreía mientras veía asomada a la ventana, a la frágil golondrina. Aquella señora, tenía una luz resplandeciente, y se acerco a la cara de la golondrina para darle un dulce beso, y susurrarle con voz muy dulce al oído… Pequeña golondrina, vuela alto, y tráeme con tu pico, una rosa blanca que duerme en la montaña, pero ten cuidado, no las vallas a despertar, pues podría perder su hermosura de blanca porcelana. La golondrina alzó su vuelo y con sus alas azules de primavera, atravesó el cielo para buscar la rosa dormida en la montaña, y la cogió con su pico sin apenas rozarla, para no perturbar el sueño de la pequeña rosa. La golondrina depositó la blanca rosa con amor sobre las manos suaves de la señora, y esta… Acariciando sus pétalos blancos como las nubes, la puso dormida sobre una cama de mullidos cojines de lana nueva y la tapó con el bello manto que los muñequitos habían bordado. Y susurrándole al oído con suaves murmullos; Le dijo: mañana despertarás siendo la niña más feliz de la tierra, pues crecerás, te casarás y tendrás un marido honrado, que te amará ante todas las cosas. Y serás madre de unos niños preciosos y cuando tus hijos sean mayores, te darán unos nietos encantadores, que oirán con atención las historias que tú les cuentes. Y sentados al refugio de una mesa camilla, soñarán que son golondrinas de primavera, para volar hacia el cielo de la alegría, y jugar con una rosa blanca dormida en la montaña. Que les contará cuentos, y les hará rosquillas de azúcar.

F. Rubio

jueves, 5 de junio de 2008

La memoria de la noche


La memoria de la noche:

La luna llora pétalos de estrellas
y con sus lágrimas… ilumina el agua…
el agua… del rocío del alba.
Mi amor no despierta sin cielo,
pero me deja de madrugada,
no cierres las ventanas… quiero sentir…
sentir….como mi corazón te reclama
con las brumas de la mañana.
Mi aurora se ha vuelto descuidada,
pues no tiene…. de la noche la memoria,
los sueños se apagan como una flor deshojada
que marchita el brillo de tu mirada,
pétalos de estrellas… la luna lloraba…
lloraba la luna... por la noche sin memoria.

F. Rubio