lunes, 26 de mayo de 2008

Banderas de losas grises:



A La memoria de Iñaki Ochoa,

alpinista navarro.


Banderas de losas grises

La cima del mundo te conoce,
tierra de hielo y noches largas,
altares de piedra con mantos blancos,
señales clavadas de sacrificios baldíos,
ceremonias de sabiduría te harán.
Llegaste a la cumbre y allí quedaste,
plantaron semillas de sangre y agobio,
por la morada de un cielo sin dueño.
Rompieron los témpanos eternos,
en tu descanso sobre banderas de losas grises,
que el agua exculpe con su lengua helada.
Del cielo caerá una estrella,
para iluminar tú lapida ardiente
como soles de invierno,
semejando ángeles en la tierra que amaste
y cautivo tu cuerpo inerte,
en ella queda,
sobre el suelo frio y la niebla baja,
tu alma se fundió dormida y el aire
te acurruca como cantándote una nana,
para despedirte en sueño de muerte,
en tu montaña sagrada.
Mañana volverán sobre tus pasos,
y con lágrimas heladas regarán tus huesos
para que florezca el hielo del recuerdo
y levantarán un puente entre la tierra y el cielo,
para no olvidar que hay yace...
un montañero.





F. Rubio