lunes, 26 de mayo de 2008

Como viejos robles:

Los viejos robles:

Como viejos robles,
así somos por fuera,
pero por dentro savia nueva,
con cortezas arrugadas del paso del tiempo,
pero con hojas nuevas,
en las estaciones que por llegar quedan,
como libros amarillentos de viejos,
ojeados por estudiantes noveles,
así somos los navegantes del tiempo.
Cicatrices de vejez en la piel
y surcos de sabieza,
pero jóvenes en el pensamiento,
nosotros llevaremos las cadenas,
por los que han de llegar,
nosotros les diremos,
que no importa lo que has sido,
importa lo que serán,
como viejos robles,
así somos por fuera,
con savia nueva y corteza arrugada.


F. Rubio