viernes, 30 de mayo de 2008

El loco del parque


El loco del parque:

El loco del parque:

Sentado en el parque está,

sobre la madera vieja

de un banco de color verde

con marcas de carcoma

en los costados.



El loco del parque…

Le dicen los niños

que lo ven hablar solo

con la mirada perdida en el suelo,

fijada en trozos de pan

que a los gorriones ofrece

con ademanes de amor.



Alguna vez le han visto sonreír solo,

quizás recordar,

¡quién sabe si tuvo hijos!



Pues nadie a su lado se sienta,

los ojos hundidos,

con lágrimas secas,

su cara arrugada,

delatan batallas pasadas.



El loco del parque le llaman

A veces...

le han visto llorar

besando un caduco retrato amarillento,

con la cara de una joven mujer,

recuerdo de un viejo amor.



Las madres que lo ven,

comentan que es educado,

pues a todas saluda.



El loco del parque le llaman,

porque lo ven hablar solo,

mirada a las nubes buscando su amor.



Dicen que voló

tras las alas de las palomas

eternas del cielo,

como vuelan los gorriones

que él alimenta con trocitos de amor

y lágrimas de corteza de pan seco.



El loco del parque le llama,

Ya no le quedan fuerzas,

se apoya en un viejo bastón de caña,

con empuñadura de piel negra,

negras como las tardes

que en el parque a él le quedan.



Cuando se oculta el sol...

Marcha,

nadie sabe de su hogar,

pero mañana vendrá

a alimentar a los pájaros,

con su viejo bastón,

su bolsa en la mano

y su retrato en el bolsillo.



Mirará las nubes del cielo,

besará la foto amarilla,

y repartirá pedacitos de amor con pan…



Quizás sonría

y las buenas tardes dé,

pero solo en el banco estará,

con la mirada clavada en el suelo,

fijada en los trocitos de pan,

el loco del parque... allí estará.

F. Rubio.

29 de Mayo de 2008