jueves, 12 de junio de 2008


noche sin luna


Luna de corales muertos,
un velero se abre camino,
trago a trago,
la espuma
bebé.
Navega rumbo
al horizonte,
gimiendo su mástil
por las olas,
reflejándose
en el espejo
del océano.
Cargada de esperanza,
su quilla
surca los mares,
con la luna de la noche
a bordo.
Olas del mar
despertando al alba,
velas hinchadas de viento,
sueños envejecidos
en la roca
de los recuerdos.
Mareas mudas de sonido
a fuerza de oír lamentos,
se calló
la mar anoche,
se ha dormido,
Luna de corales muertos.



F. Rubio