sábado, 6 de septiembre de 2008

Campos de Cupido

Lamentos a escondidas,

escuché tu voz,

triste lectura de tus labios salía,

y al oírte, rompí a llorar,

escribes cartas de despedidas

en papel de sollozos y desamores.

¿Quien te hizo daño?

¿Quien rompió tu querer?

Que el pozo de las lágrimas llenó,

y secarse no puede…

se desborda el torrente apenado

inundando tus mejillas.

Baja regando los campos de tu pecho,

para que florezca ahora la pena oscura,

tanto tiempo dedicado a el,

para sembrar espinas áridas de desilusión

que hieren como espadas

en las más profundas emociones,

que el amor, creo en los rincones del corazón.

Sellaré tus labios y secaré tus llantos… viviré contigo,

para devolverte el arco iris de tu mirada

y que tus mejillas florezcan,

creando los sueños de Cupido.