jueves, 13 de noviembre de 2008

Luz de candil




Llegaste con la noche
como la luz del candil,
tenue mirada,
con profundo sentimiento de amor.
Sobre el mantel,
luz de velas y perfume de claveles
que esperan a mi amada,
como el que espera al alba
el despertar con un beso.
Tu fragancia
embriaga mi ser,
llenando la alcoba de maravillosos destellos,
que como estrellas del firmamento,
dan vida a mi corazón.
Sabanas arrugadas,
hechas de trazos de pasión,
que con el roce de tu piel,
confunden el aire
con el respirar profundo de los gemidos.
Cuerpos que se funden en aromas,
al compas del tempo de la música que suena de fondo,
como arpas del universo de los sentidos
rozando con sus cuerdas,
el sentir del amor.
F. Rubio