viernes, 5 de diciembre de 2008

Son mis hermanos:




¿Cómo callarlos?

Gritos de angustia

afloran en el interior

del pozo de mi respiración.

¿Cómo callarlos?

Si escuchando el noticiero

me desgarra la piel del sentido,

sentido que deforma el semblante

de los amargos trances ajenos.

Ajenos a mí...

pero cercanos a mi dolor,

cercanos a mis lágrimas

y a la vez cercanos

a mi pena.

¿Cómo callarlos?

Si oyendo sus plegarias

las hermano con las mías

semejando penas gemelas

con nacimientos unidos

en partos desahuciados

de justicia y comprensión.

¿Cómo callarlos?

Si nos une el amargo gen

de la pobreza compartida

en lazos cruzados de penurias

de los nacidos sin herencias lujosas

ni sangres azules.

Peleamos por la vida

en la empuñadura de la pala

que quiere enterrarnos

en el olvido de nuestra existencia

para no recordar

que también somos humanos.

Quizás no tengamos herencias!!

pero si derecho a la vida.

¿Cómo callarlos?

Si los que demandan

derecho a la libertad de vivir.

Son mis hermanos de lecho.

Son mis hermanos de hambre.

Son mis hermanos de lucha.

F. Rubio©