domingo, 14 de junio de 2009

Aliento de vida.


Aliento de vida.

Negros corceles que vuelan
y siniestros cascos que se clavan
en las cabañas del cielo,
que en deformes llamas arden.
Un ángel agitó sus alas
sobre el laberinto de la montaña 
y la madre dormida en el tiempo
creó el aliento de vida
abriendo su vientre de lava,
y los efluvios carnales paridos
se vuelven vaporosos llantos

para los nacidos mortales.
F. Rubio