sábado, 25 de julio de 2009

He colgado mi traje:


He colgado mi traje:

He colgado mis años
en un viejo ropero
en la tercera percha
la ultima tras de la puerta.

He dejado mi historia
entre polillas y polvo
para que alguien lea
mis letras pagadas con sangre.


He marcado con llantos
de muerte,
los botones de mis camisas
y he clavado mis versos
con alfileres de espinas
tratando de alzar las manos
detrás de las rejas.


He seguido la luz
que ocultaba la sombra
he tratado de encontrarme
pero ya no queda piel
en mi traje.



A Miguel Hernandez, el poeta del pueblo.


F. Rubio.