sábado, 1 de agosto de 2009

He gritado tu nombre… y solo hay vacío





He gritado tu nombre… y solo hay vacío: 


He despertado al cielo cada madrugada
Para gritarle tu nombre a las estrellas.

He grabado a fuego en los luceros del alba
La fecha de tu partida.

Y cada despertar muero esperando que anochezca
Para contemplar el velo que sustenta la oscuridad,
Y grito al vacío para que tu vuelvas,
Y así poder liberar a los luceros de las llamas de tu ausencia.

Pero sigo asomado a la ventana,
Y les cuento a las Pléyades la historia de un amante anacoreta
Entregado a tu penitencia.

He renunciado a la vida, 
¿ si tu no estas en ella …de que me sirve ?

Si mil noches he pasado asomado a mi ventana
Trasnochando en la pila del bautismo sideral
Para encontrar tu nombre entre los astros.

He gritado tu nombre… y solo hay vacío.

Solo encuentro lagrimas de un espectro de luces apagadas
Retirándome tu amor cada mañana para volver a morir
Sin poder decirte,
Que sin ti ….no soy nada.

F. Rubio