viernes, 13 de noviembre de 2009

Rebobinando malos sueños:



He querido cerrar los ojos
para que se desvanecieran
los gritos ocultos en la trastienda
gris de los sueños.
No quiero ser envuelto
por huracanes preñados de miradas
odiosas, y bocanadas de falta de respeto.
Por eso me siento en un halo del precipicio
a mirar cómo pasa la mezquindad
disfrazada de sonrisa,
enseñando el destello dental
entre labios forzados de medias lunas,
y arrogantes saludos arropados
de soberbia con gabardina.
He querido soñar de nuevo
por si tan solo fue una foto borrosa
que se veló en un mal momento.
Pero el sueño me niega,
no quiere rebobinar penas,
y trato de encontrar alegrías
en estanterías polvorientas de recuerdos.

F. Rubio