domingo, 15 de noviembre de 2009

Mi deuda contigo:





Mi deuda contigo:
A veces, aun cansado me libero
del hastío acurrucado en mis ojos,
Siento como se eleva el alma
al contemplar tu sonrisa
esperándome en la puerta del jardín,

Entonces, el corazón me da un vuelco de vida
que ya creí perdida en el ocaso
de mis descubiertas cicatrices,
Que reflejan los años pasados.


Hoy vengo a tu regazo a perderme,
A sentir calor eterno,
A servirte mil sorbos de felicidad
en la copa de mis manos,
En el cáliz de mis labios.


A premiar tu fidelidad a mis locuras,
A regalarme a ti, por ser la diosa de mi universo,
La madre de mis cosechas,
El abrigo que me resguarda del frío,
La paciencia que me aguanta.


Hoy vengo a cuidarte…mi esposa,
Porque todo te lo debo,
A ti me ofrezco… mi tesoro.

F. Rubio ©

viernes, 13 de noviembre de 2009

Rebobinando malos sueños:



He querido cerrar los ojos
para que se desvanecieran
los gritos ocultos en la trastienda
gris de los sueños.
No quiero ser envuelto
por huracanes preñados de miradas
odiosas, y bocanadas de falta de respeto.
Por eso me siento en un halo del precipicio
a mirar cómo pasa la mezquindad
disfrazada de sonrisa,
enseñando el destello dental
entre labios forzados de medias lunas,
y arrogantes saludos arropados
de soberbia con gabardina.
He querido soñar de nuevo
por si tan solo fue una foto borrosa
que se veló en un mal momento.
Pero el sueño me niega,
no quiere rebobinar penas,
y trato de encontrar alegrías
en estanterías polvorientas de recuerdos.

F. Rubio