viernes, 18 de mayo de 2012

Mis ojos quieren descansar de lágrimas:




 Tengo la sensación de caminar
solo por un camino sin final,
nadie me acompaña.
Solo sombras que a menudo creo verles las caras,
pero siento que son alucinaciones de mi soledad,
espejismos de la culpa. 
Síntomas de carencias de cariño
o solo desiertos en mi mente.
Y el camino se me hace cada vez más largo y duradero,
y quiero descansar…acostarme;
 a la sombra de un árbol que apacigüe mi cansancio.
Solo quiero sentir la quietud de mi vida,
y la armonía de la respiración conjugada con el viento.
Pero no encuentro dicho palio
que albergue mi  tristeza,
y la balancee hasta dormirla,
 He de seguir caminando,
hasta que el horizonte me duela en los ojos
 y los pies sangren.
Quizás de esta manera expíe la mirada en mi espalda
y no sienta peso en mi cabeza.
Y si la brisa, acompañando mi destino,
quizás entonces sepa a donde me dirijo
 y si ha valido la pena caminar,
cargando tantas lágrimas.

F. Rubio ©