viernes, 26 de febrero de 2016

Se marchó:




El recuerdo de todas las noches bellas que juntos pasamos,
se ha ido disipando a través de la húmeda niebla
que ha sembrado la distancia.
Ahora... solo quedan los recuerdos de unos dedos
recorriendo los gemidos;
Ya la noche no es noche,
tan solo es tristeza apagada por la ausencia de los latidos
envueltos en oscuridad, el resto… Es lamento, es olvido.

F. Rubio (c)