lunes, 29 de septiembre de 2008

Aprendiz de pirata:

 

Aprendiendo a vivir deprisa,
soñando castillos de arena
en playas que jamás pisé.
Lecciones de lluvia y barro,
en la escuela de la calle del sol.
Yo no soy poeta… Solo soñador.

Buscador de tesoros de imaginación,
que rodando entre coplillas
gravaron mi niñez.
Jugando a ser pirata,
de pecosa cara y sonrisa picara,
entre charcos de estrellas,
y mares de versos,
aprendí a amar.
Espadas de madera,
escudos de cartón,
y una mascara de tela negra,
uniforme de rebelde,
aprendiendo la lección.
Yo no soy poeta… Solo soñador.


F. Rubio